miércoles, 8 de julio de 2015

De ti

Me enamoré de ti...

... es fácil hacerlo. Y ahora mientras duermes sueño contigo sobre mi almohada, ocupando el lado que siempre ha llevado tu nombre. Me enamoré de tu sonrisa y de lo poco que exagero cuando digo que es el mejor lugar donde se pierden mis pupilas. Me enamoré de tu voz y de cómo danzan mis oídos al escucharla. Me enamoré de la manera que tienes de mirarme. De tus ganas y de lo que eres ahora.
Me enamoré de ti. Y me enamoré de mí enamorada.
Y pienso la de veces que me he detenido a pensar que te daría la luna si pudiera, aún sabiendo que temo los viajes largos. No lo haría por nadie más. Solo cuando estoy realmente enamorada es que puedo tocar el cielo con la punta de los dedos y bajar de allí una nube. Realmente he estado enamorada una vez. De ti.
Siento que puedo tocarte incluso cuando estás lejos en un plano físico inalcanzable, pero en un plano sentimental fusionado con el mío. Eso es lo que somos, mi amor, dos almas en una. Lo que siempre hemos sido. La casualidad de encontrarnos entre tanta gente no fue una casualidad en realidad, nunca podremos llamar a esto algo casual sino destino. Alguien escribió que te encontraría. Alguien escribió que volvería a encontrarte.
Me enamoré de ti en una noche de tormenta hacia el norte.
Me enamoré de ti cuando la luna bañaba mi piel.
Me enamoré de ti con una melodía que nadie conoce.
Me enamoré de ti una vez más, y después cada día.
Me enamoré de ti y de lo que eres conmigo.
Me enamoré de ti y de lo que nunca nadie entenderá.
Me enamoré de ti. De mí.
Y de lo que soñaba mientras dormías.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

© The Ink Cloud: blog de relatos, AllRightsReserved.

Diseñado por-Bella-